Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
  • Entrevista a Juan Marsé

    Entrevista a Juan Marsé

06 MAY 2016

Juan Marsé tiene un dilatado currículum literario. En su nueva novela, "Esa puta tan Distinguida" (Lumen), vuelve a convocar a sus fantasmas -¿acaso el escritor deja de hacerlo nunca?-, pero el centro en el que gira en realidad es la memoria, sus trampas y su falta. El Périodico ha aprovechado el lanzamiento de esta novela para entrevistar al escritor, de 83 años. Os dejo aquí un extracto de toda la entrevista, que podéis consultar aquí.

¿Esa es su actitud frente a la novela? ¿La realidad no es tan verosímil como la ficción? El escritor trabaja con la vida pero la parte más importante es la inventada. En el libro hago pequeñas declaraciones sobre mi trabajo, como que para mi personaje, y para mí, es más memorable el naufragio del 'Pequod', el barco de ‘Moby Dick’, que el del 'Titanic'. Tras esas dos historias hay un hecho real, también lo hay en 'Moby Dick', recientemente un libro y una película lo cuentan, pero lo sustancial es qué haces literariamente con eso.

(...)

¿Este libro es un punto de llegada de muchas inquietudes suyas? Sí, un punto de llegada, casi un punto y final (ríe). No sé si llegaré a escribir una novela más, aunque estoy preparando unos cuentos. Lo cierto es que estoy un poco cansado. Es pesado descubrir cuando terminas un libro que no has aprendido gran cosa del oficio. Cuando era joven y trabajaba como joyero, me enseñaron cosas que servían para siempre, inmutables. En literatura no. Cada vez tienes que plantearte nuevas soluciones porque las antiguas ya no sirven.

¿Lo pasa mal escribiendo? Va por fases. Siempre tengo la sensación de que me cuesta más trabajo que a cualquier escritor medianamente talentoso. Luego descubres que Flaubert se pasaba meses para escribir tres líneas.

¿Qué le ha enseñado la edad? A desconfiar del éxito y a medir mis palabras respecto a hablar de la faena. Antes lo hacía con mis amigos, Barral o Gil de Biedma. Pero no he dado una conferencia en mi vida, se me caería la cara de vergüenza.



Fotografia Albert Bertran