Utilizamos cookies propias y de terceros para ofrecer nuestros servicios y recoger datos estadísticos. Continuar navegando implica su aceptación. Más información Aceptar
  • METAS_SERVICIOS_ALT

    Biografía de Carlos García Castilla

Carlos García Castilla nació el día 6 de diciembre de 1984 en Sabadell, Barcelona. Desde que aprendiera a leer y a sostener un lápiz, la lectura y la escritura se convirtieron en su pasión.

Cursó pre-escolar, primaria y secundaria en el colegio Servator, donde descubriera, recién empezada la primaria, la que se convertiría en su segunda rama artística de interés: el teatro, actividad que más tarde se vería obligado a abandonar al empezar sus estudios universitarios. Los recuerdos de su paso por la secundaria resultan, verdaderamente, agridulces; en todo caso ayudaron a forjar la persona que es hoy en día.

Si bien siempre mostró una natural inclinación hacia las letras, a punto de acabar la primaria descubrió cuan interesantes resultan las ciencias.

Siendo un gran amante de los animales, con una recién descubierta pasión por el mundo científico y la necesidad objetiva de labrarse un futuro laboral mediante sus estudios, se decantó por estudiar la única carrera científica por la que sentía vocación: veterinaria.

Así pues, dividido entre dos mundos -el artístico-literario y el científico-, simultaneó sus estudios reglamentarios en la universidad con el estudio de la lengua francesa y la formación en literatura y escritura, primero en el Ateneu Barcelonès y luego en cursos organizados por el escritor Rolando Sánchez-Mejías, a quién tanto debe.

Nunca ha dejado de escribir, hecho que le ha servido de medicina y catarsis en sus mejores y peores momentos, como la prematura e inesperada muerte de su madre en 2007. Ha publicado algún cuento en la revista gratuita Urbs-Licens (ya extinta), ha colaborado en dos antologías y publicado en Amazon el libro de cuentos "Quince Historias Cotidianas y Una Tragedia Fantástica". También es colaborador de Láudano, magazine de cultura, y está trabajando en varios proyectos.

Aún queda camino por hacer y mucho que aprender, pero el camino se hace al andar.

Andemos.